Deja de Renunciar

18464104429_4cc7650a04_b

Olvídate de si este artículo va a ser o no interesante, por supuesto que lo es. Respira, baja la velocidad. Resiste la necesidad de dar vuelta a la página. Necesitamos hablar.

Nosotros –tú y yo— tenemos un problema. Creo que me has estado ignorando. No mires hacia otro lado mientras estamos hablando; quiero ver tus ojos. Deja tu teléfono por un segundo.

Escribí un artículo en esta revista a mediados del 2015, con el tema “Ama a tu prójimo” (fmchr.ch/lovebenice). Acabo de volver a leerlo. Es bastante bueno. Pero ahora el editor me está pidiendo un artículo sobre  el mismo tema. Me dijo: “Tu tarea es escribir un artículo sobre “Amar al prójimo”. ¡El mismo tema! ¿Sabes lo que quiero decir? ¿No escribí ya sobre eso? ¿No cubrimos ya este tema? ¿Qué más se puede decir?

Bueno, aparentemente, no sólo porque escribí un artículo bastante bueno sobre el tema de “Amar al prójimo”, todo el mundo ya está amando perfectamente a la gente. De modo que el editor piensa que podríamos decir algo más acerca del tema. Él no salió a acusarme de haber escrito un mal artículo en 2015, pero la sugerencia estaba implícita. Así que… ¡Primer strike!

Y siento que en parte es tu culpa, porque probablemente no lo estás intentando.

¿Lo hemos estado intentando? ¿Desde 2015?

Globalmente: Corea del Norte, Brexit, Siria, Venezuela… grandes historias, pero no nuevas historias.

Nacionalmente: Donald J. Trump, la ira, el miedo, la tristeza… él y las divisiones en el país han sido la gran historia, pero no son nuevas historias.

Personalmente: Tú termina de llenar el espacio en blanco… nacimientos, muertes, matrimonios, divorcios, trabajos perdidos, nuevos trabajos, deudas de la tarjeta de crédito. Estas son las historias de siempre, afortunadamente entremezcladas con nuevas historias de victorias, perdón, esperanza y nuevos comienzos.

Luego, ¿esta revista me pide que escribamos otra historia sobre ´Amar al prójimo?´”.

¿Se trata de una locura o es exactamente lo que esperamos y necesitamos? ¿Será que cada edición de la revista necesita un artículo sobre “amar al prójimo”? Podríamos numerarlos como “Ama al prójimo # 132b”. Tal vez a nivel global, nacional y personal, cada historia debe encontrar su corrección en “Amar al prójimo”.

Francamente, la instrucción de “Amar al prójimo” no es demasiado complicada: Amar al prójimo. No son más que 3 palabras.

El fracaso en el tema sería más comprensible si las instrucciones fueran más complicadas, ¿Qué tal si tuviéramos que seguir las instrucciones de Levítico 7: 3-4? “Y de ella ofrecerá toda su grasa: la cola, y la grasa que recubre los intestinos, los dos riñones y la grasa que los recubre, la grasa que recubre los lomos, y también el lóbulo del hígado, el cual se extraerá junto con los riñones”.

Puedo imaginarme a algunas personas confundidas que no entienden lo que deben hacer exactamente, de pie ante un carnero muerto, preguntándose, “¿Dónde está la grasa que recubre el lomo?”

Pero sólo estamos hablando de 3 palabras muy cortas, “Amar al prójimo”.

¿O será que el problema consiste en que estas instrucciones son demasiado sencillas?. Tal vez estamos esperando una revelación más moderna y atractiva sobre cómo resolver los problemas del mundo, como si dijéramos que todos los problemas del mundo podrían ser resueltos si saltamos sobre el pie izquierdo mientras decimos “hippety- Hoppety” en samoano (“no’o musamusa”, pruébalo, es divertido). Probablemente podría comenzar na nueva secta, los Rolleristas. El “amor al prójimo” es demasiado, ya lo sabes, siglo VXIII, como un eslogan ya desgastado, que ha visto sus mejores días. Ahora todos a la vez: “No’o musamusa”.

Ahora lo entiendo. Las instrucciones no son nuevas, complicadas o inteligentes. Esto es sencillo fácil de entender… ¿Será? ¿Entendemos esas 3 palabras?

Espera, antes de decir algo, hazte esta simple pregunta “¿Amo a la gente?” Si estás diciendo la verdad, tu respuesta será algo así como, “a algunas personas, algunas veces.”

Así que ya sabemos lo que significan las palabras, solo que  tenemos problemas para hacerlo.

Ya estoy listo para rendirme. Puedo ver que estás distraído. No lo niegues. A lo mejor estás pensando: “está bien, ya dijo todo lo que iba a decir.”

No, no me rindo. Aún no he terminado, así que quédate donde estás. Por favor. No, tu teléfono no deja de vibrar.

Aquí está el meollo del asunto. Dejamos de amar demasiado pronto. “Amar al prójimo” significa: “seguir amando a las personas”. Es una acción continua.

Todo  mundo ama hasta que deja de amar. Es lo que sucede después de “hasta que deja de amar” lo que me está haciendo escribir otro artículo. Has renunciado.

Amamos, muy fácilmente, a las personas de “nuestro lado”, “nuestro país” y “nuestra familia”, pero cada vez que una persona no está en esos círculos, no es natural amarlos (excepto a los niños, parece que todo el mundo los ama, independientemente del círculo en el que se encuentren). Sin embargo, si tenemos diferencias con la familia, o si nos suenan el claxon en medio del tráfico, dejamos de amar. Renunciamos al amor.

Sé que tienes que irte. Además, me doy cuenta que estoy en la parte inferior de la página. Todavía tengo más que decir sobre los equipos deportivos y los inmigrantes, sobre demócratas y republicanos, tu cónyuge y tu pastor, pero se me acaba el espacio.

¿Podemos intentar hacerlo un poco mejor esta vez? ¿Qué tal un poco de avance? No quiero tener que tener esta conversación de nuevo. No quiero que el editor me llame en 2019 y me pida un artículo más sobre “Amar al prójimo”.

Si eso sucede, tal vez dejaría de amar a mi editor.

¡Deja de renunciar!

Written By
More from David Roller

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *