Siguiendo Su Amoroso Ejemplo

younglady2017

“¡Ya se te ha declarado lo que es bueno! Ya se te ha dicho lo que de ti espera el Señor. Practicar la justicia, amar la misericordia, y humillarte ante tu Dios”.

Estas son palabras del profeta menor Miqueas, en el Antiguo Testamento, a la mitad de un capítulo acerca del caso del Señor en contra de Israel. No menciona a Jesús, el amor o la perfección, así que quizá te preguntes qué tiene que ver con el perfecto amor de Jesús. Ya llegaremos a eso.

Pero antes quiero decirte algo acerca de mi hija. Es mi primogénita, tiene 2 meses de edad. En este momento, ella no hace más que lucir adorable durmiendo. Se ve igual de adorable cuando está despierta. Incluso, hay momentos en que llora, y yo  no puedo hacer nada más que sonreír. Creo que se debe a que cuando ella llora, sus preocupaciones no son demasiadas. Quizás tiene hambre, está cansada o se siente incómoda (posiblemente porque su pañal está mojado), y es mi gran alegría adivinar por cuál de esas cosas está luchando. Duerme bien, no padece de cólicos, y no ha tenido ningún problema de salud. Todos los días le doy gracias a Dios por ella.

También tengo la gran responsabilidad de enseñarle acerca de Jesús, y todas las noches oro para que ella conozca a Jesús y aprenda a escuchar Su voz. Sin embargo, yo creo que aprendemos más de Dios con ver lo que hacen Sus seguidores y no por lo que dicen, y creo que mi hija aprenderá más de Dios con verme que por escuchar lo que yo le enseñe.

Así que si Jesús es el cuadro perfecto del amor y el ejemplo perfecto de cómo deberíamos amar, luego es importante considerar lo que Él hizo mientras estuvo entre nosotros. Antes que nada, Él actuó con justicia. Buscó a los que habían sido marginados y olvidados, y les demostró Su amor. Pensemos en los leprosos y en la mujer sanada de flujo de sangre: Les dio un lugar para que pudieran presentarse delante de Dios y adorarlo. Segundo: Él amó la misericordia. Vio a personas como Zaqueo y María Magdalena y les perdonó por sus malos hechos que habían cometido. A pesar de su pecado, les ofreció restauración y nueva relación.  Tercero: Tomó tiempo para aislarse para orar. Nos mostró cómo es tener una relación perfecta con el Padre.

Miqueas nos habla, y Jesús nos muestra lo que es bueno: Por eso es mi anhelo de demostrarle a  mi hija el perfecto amor de Jesús. Yo espero que ella me vea actuar con justicia y amar misericordia. Espero que ella me vea andar en humildad con Dios, y aunque yo sé que voy a trastabillar en el camino. Mi oración es que ella me vea volverme a Dios que me ama con perfecto amor.

En esta edición, veremos historias del amor de Jesús llamando a los jóvenes al ministerio, y que el corazón estancado vuelva a tener esperanza, aprenderemos con más plenitud las muchas formas que tomó el amor de Jesús, y cómo ese amor nos invita a procurar a nuestros amigos en medio del dolor y de las luchas.

Mark Crawford es el editor asistente de Luz y Vida. Él reside en Tucson, Arizona.

 

Written By
More from Mark Crawford

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *