La Sociedad y el Alma

APPLEANDPAD

Escribo este artículo a mediados de agosto, unos cuantos días después de la protesta llamada “Únete a la Derecha” en Charlottesville, Virginia que resultó mortífera. A pesar del nombre yo no le veo nada “derecho” a estos manifestantes — supuestamente inconformes con el plan de remover la estatua de un general de la Guerra Civil — misteriosamente gritando: “Los judíos no tomarán nuestro lugar”, y haciendo otras declaraciones inapropiadas, racistas y obscenas. Ellos ciertamente no van en pos del punto “correcto” (derecho) que se defiende en Filipenses 4:8: “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad” (RVR 1960).

Recientemente recorrí Twitter en busca de opiniones acerca de una convención de otra denominación evangélica. Muchos de los ´tuiteros´atacaban a esa denominación por su apoyo a la reconciliación racial y la adopción inter-racial. Algunas de esas afirmaciones provenían de usuarios de Twitter que según ellos, eran cristianos creyentes en la Biblia, pero aparentemente pasaron por alto estas palabras: “Si alguien afirma “Yo amo a Dios”, pero odia a su hermano, es un mentiroso; pues el que no ama a su hermano, a quien ha visto, no puede amar a Dios, a quien no ha visto” (1 Juan 4:20).

Hasta este punto, la mayoría de los lectores mueven la cabeza en señal de aprobación—bueno, eso es lo que yo pienso. Pero quizá no seamos culpables de racismo, ¿nos enfocamos siempre en lo que es honesto, puro y amable o admirable? ¿Reflejaría nuestra preocupación por las almas la historia de nuestro buscador de la música que escuchamos, nuestra cuenta de Netflix o los libros que hay en nuestro librero? Si pasamos nuestro tiempo con el pensamiento puesto en lo que nos disgustan ciertas personas, ¿Aun así vamos a clamar a Dios: “Dios, Dios mío eres tú; de madrugada te buscaré. Mi alma tiene sed de ti” (Salmo 63:1, RVR 1960)?

No estoy diciendo que solo el cuidado del alma sea la solución de todos los problemas de la sociedad, pero sí creo que la falta del cuidado del alma nos dañará a nosotros y a las personas que nos rodean, y el descuido de nuestras almas contribuirá a la ruina de la sociedad.

Además del cuidado de nuestras almas, creo que también debemos tener cuidado de nuestra mente. Yo pasé seis años de mi vida persiguiendo los títulos de educación superior, imparto clases de periodismo a estudiantes universitarios como asesor vía internet.

El problema es que algunas instituciones académicas se enfocan en impartir conocimiento a la mente, pero no prestan atención al cuidado de las almas. Lo mismo puede decirse acerca de las escuelas que se mencionan en esta edición. En nuestra sección de Noticias leeremos acerca de la Academia Cristiana de Oakdale. Recientemente visité a Oakdale, y escuché directamente de los estudiantes sobre la manera en que este tesoro de Kentucky ha mejorado sus mentes y sus almas.

Si tú, tu familia o tus amigos están pensando a qué colegio o universidad asistir, por favor revisa también nuestra Guía Anual de Educación Superior. La Educación Superior que yo tomé incluyó a una de las universidades que se mencionan en estas páginas, y cada día me siento bendecido por lo que aprendí, y las amistades que ahí formé. Como Jim Mannoia escribió cuando Luz y Vida lanzó esta Guía hace cinco años: “Los colegios y universidades cristianas son los brazos del cuerpo de Cristo en el mundo. Ellos preparan estudiantes que realicen cosas para redimir al mundo, y liberarlos para que sean personas hechas a la imagen de Cristo”.

Jeff Finley ha sido el editor-gerente de Luz y Vida desde 2011. Él es una prueba viviente de que alguien especializado en el idioma inglés puede encontrar empleo.

 

 

 

Written By
More from Jeff Finley

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *