Una Cosa Nueva

CREADEC2016

Tres Salmos comienzan con “Canten al Señor un cántico nuevo” (96,98 y 149). ¡Un cantico nuevo! ¡Qué emocionante!

Somos capaces de ver aquello que esta alrededor nuestro, excavando en lo que hay dentro de nosotros, y proclamando el gran trabajo de Dios en nuestras vidas. Él nos dio opciones para hablar al mundo y manos para hacer Su trabajo. Somos seres creativos sirviendo al gran Creador.

Hablar de Dios como el Creador evoca Génesis en nuestras mentes. Vamos a “En el principio” y “ Vio Dios que era bueno” como los versículos de nuestro Creador. Aqui hay uno que no nos viene a la mente muy a menudo: “Y el Verbo se hizo hombre y habitó entre nosotros. Y hemos contemplado su gloria, la gloria que corresponde al Hijo unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad” (Juan 1:14).

Dios hace las cosas de la manera más inesperada. El hizo el mundo y dio a los seres creados voz para darle nombre a lo que veían. Cuando el pecado entró al mundo, Él le dio a una tribu de esclavos el regalo de llevar Su nombre a las naciones. Cuando se apartaron de Él, por medio de ellos El cumplió lo que había sido su plan desde el momento que nosotros pecamos: Él envió a su Hijo a nacer como un bebé. La Palabra eternal fue hecha carne, creció en un mundo roto, vivió con gente herida y llamó a discípulos quebrantados a Su lado.

Hemos escuchado la historia tantas veces que nos perdemos la sorpresa que viene de ella – la impresionante maravilla de un Creador enviado a morir por Su creación. ¡Qué glorioso! En Septiembre, escuché al Obispo Matthew Thomas hablar mientras la Iglesia Metodista Libre de Mexico pasó a ser conferencia general provisional. El habló sobre cómo Dios nunca hace la misma cosa dos veces, aunque se pudieran ver cosas similares. No debemos ver si Dios hace de nuevo lo que Él ya ha a hecho.

¡Voy a hacer algo nuevo! Ya está sucediendo, ¿no se dan cuenta? Estoy abriendo un camino en el desierto, y ríos en lugares desolados. (Isaías 43:19).

Sin embargo nuestras iglesias frecuentemente se ven igual que las de al lado. Cantamos los mismos cantos escritos por gente que no conocemos. Hablamos sobre hacer cosas “de la manera que siempre las hemos hecho”, y nos preguntamos por qué las cosas se sienten obsoletas y estancadas.

¡Podemos ser creativos! Podemos escribir historias y cánticos nuevos. ¡Podemos alcanzar a la gente con una esperanza nueva! Podemos aprender a cuidar de los quebrantados y del mundo moribundo de una manera nueva. Podemos llegar al trono de gracia esta Navidad con asombro como de niños hacia las cosas maravillosas que Dios ha hecho. Jeremias 2:13 dice: “Dos son los pecados que ha cometido mi pueblo: Me han abandonado a mí, fuente de agua viva, y han cavado sus propias cisternas, cisternas rotas que no retienen agua”.

Regresemos a la fuente de agua viva y veamos las cosas nuevas que el Creador tiene para nosotros.

 

MARK CRAWFORD es el editor asistente de la Revista Luz y Vida. El reside en Tucson, Arizona.

 

More from MARK CRAWFORD

Libertad de Pecado

El pecado siempre es dañino. Es un contaminante por naturaleza y sus...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *