Listo Para Renovarme

Bible

Esta semana mi esposa y yo limpiamos nuestro refrigerador. Encontramos gran cantidad de alimentos caducados hacía ya mucho tiempo. Yo soy frugal, así que valientemente traté de comer algunos de los alimentos recientemente caducados pero terminé echando una bolsa con un huevo cocido duro al cesto de la basura por su desagradable sabor.

A algunas personas les gustaría poner fecha de caducidad a algunas iglesias. También podrían borrar a algunos de los miembros por ser demasiado pasados de la fecha en la que pudieran ser útiles. Si tu iglesia es una iglesia antigua, pequeña o ambas, podrían decirte que sería mejor cerrar sus puertas y retirarte. Posiblemente, lo mismo que el huevo de mi refrigerador, tu iglesia ya no podrá recuperar su sabor agradable. Lamentablemente algunas iglesias tienen que cerrar.

Es posible que el pensamiento de cerrar tu iglesia no sea del todo malo. Posiblemente ya te hayas agotado y necesites un descanso. Es posible que puedas captar a uno de esos televangelistas de los domingos por la mañana, y dejar que otros cristianos de tu comunidad tomen su turno de hacer discípulos.

¿Pero qué si Dios todavía no termina contigo y con tu iglesia local? Recientemente leí Multiply Ministries (fmchr.ch/lwalkmm), de Larry Walkemeyer, un libro de la serie FreeMo Journals. (Periódicos FreeMo). Walkemeyer dice que su iglesia—Confraternidad cristiana Luz y Vida, de Long Beach, California—en 1991 “era un pequeño grupo de maravillosos santos sajones (léase ´blancos´) tratando de hacer iglesia en una comunidad que se había transformado de ser campesinos lecheros holandeses a una población multiétnica urbana, integrada por menos de un veinte por ciento de anglosajones. Con el tiempo la iglesia había realizado algunos cambios pero básicamente las cosas seguían siendo igual como cuando se iniciaron en el año de 1954”.

Walkemeyer y su congregación no cerraron las puertas como algunos asesores pudieron haberlo sugerido. Aún se reúnen en un edificio con 39 espacios de aparcamiento, pero se han convertido en una congregación diversa que ha plantado otras iglesias. Según Walkemeyer: “El pasado Domingo de Resurrección, más de 6,000 personas se reunieron en iglesias fundadas por Luz y Vida y nuestros 39 espacios”.

El tema de esta edición es “preparación y renovación”—una frase tomada directamente del nuevo “Plan de Multiplicación de IML-USA”, disponible en línea en fmcusa.org/resource. Este año, Revista Luz y Vida se embarca con la iglesia en una jornada de multiplicación. En algunos números exploraremos tres distintos elementos que conducen a la multiplicación: renovación personal, recalibración de las iglesias, y duplicación de líderes e iglesias.

Si estamos hablando de iglesias, ¿por qué la renovación es “personal”? Pues bien, cada iglesia consiste de personas, y las personas deben ser renovadas para que la iglesia sea renovada, y luego multiplicada. En las palabras del cantautor británico Matt Redman: “Señor, envía un avivamiento… comienza conmigo”.

Aunque la renovación comienza en un nivel personal, trae un avivamiento que se contagia a los demás. En el plan de multiplicación, la Iglesia Metodista Libre USA los obispos escriben: “Cuando viene el avivamiento, sobreviene un movimiento incontenible e inexplicable del Espíritu que conduce al crecimiento que excede a la expectativa y a la planeación”.

Sigue leyendo para que sepas cómo puedes estar listo y renovado para unirte a ese avivamiento.

JEFF FINLEY ha servido como jefe de redacción de Luz y Vida desde 2011. Anteriormente se había desempeñado como reportero y editor de los Medios Sun-Times. Actualmente sirve como líder voluntario de jóvenes en la Iglesia Metodista Libre Juan Wesley.

Written By
More from JEFF FINLEY

Libertad de Pecado

El pecado siempre es dañino. Es un contaminante por naturaleza y sus...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *