Amar Como Mike

IMG_0305

Escribo este artículo unas horas después de haber asistido al funeral de Mike Lawson, uno de los miembros de la Iglesia Metodista Libre Juan Wesley, de Indianápolis, quien murió de cáncer dos días antes de cumplir 63 años. Mike era conocido en la iglesia y en la comunidad circundante por su pasión por adorar a Dios y de aprender más acerca de Él. Asistía a todas las actividades de la iglesia que sus responsabilidades le permitían. Durante el funeral, una líder de estudios bíblicos de mucho tiempo testificó que Mike—un pintor que amaba el jockey—preguntó si podría asistir a una reunión de mujeres pues anhelaba aprender todo lo que pudiera acerca de su Creador. Mike podía haber pensado que los demás se reirían de él por ser el único varón que rompiera la barrera de género de ese estudio bíblico, pero su amor por Dios excedía a cualquier preocupación sobre lo que otras personas podrían pensar.

Si como yo, tú andarías ya por ahí a principios de la década de 1990, posiblemente recuerdes un comercial de Gatorade (fmchr.ch/blikemike) animándote a “ser como Mike”. El anuncio se refiere a Michael Jordan, pero nosotros haríamos bien en “ser como Mike” Lawson y ser conocidos por nuestro amor a Dios y por nuestro deseo de tener una más profunda relación con Él.

Mike también escribía canciones reflejando su amor por Dios. Algunas de sus melodías fueron incluidas en el boletín de su funeral: “Señor: ¿Podemos hablar? Necesito lo que tienes para mí y mi familia. Tu gracia me da seguridad para  venir ante tu trono. Tu Espíritu me dice que no estoy solo”.

Mike no era una persona perfecta. ¿Quién lo es? Pero él vivía conforme a la misión de la Iglesia Metodista Libre—USA: “Amar a Dios, amar a los demás y hacer discípulos”. Si tú no eres un fan de las declaraciones de misión, entonces ¿por qué no pensar en las palabras de Jesús (en referencia a Deuteronomio 6:5): “Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas”? (Marcos 12:30).

Este número está dedicado al tema: “Amar a Dios”. Es posible que pensemos con sarcasmo: Pero, “Amar a Dios” ¿No es ese un tema muy controversial para una revista? Pero, una cosa es profesar que amamos a Dios, y otra es que nuestra vida refleje ese amor. Como dice en 1 Juan 4:20: “Si alguien afirma ´Yo amo a Dios´, pero odia a su hermano, es un mentiroso; pues el que no ama a su hermano, a quien ha visto, no puede amar a Dios, a quien no ha visto”.

En este número, examinaremos la naturaleza inquebrantable de nuestro Dios que nos ama y que merece ser correspondido. Quizá habrás oído que la risa es la mejor medicina, pero el Dr. David Kendall nos da una prescripción en la que dice que el amor es, de hecho, la medicina que más necesitamos. Como dice Steven Bruns (uno de los dos profesores de universidades Metodistas Libres que escriben en esta edición): “No importa lo que profesamos creer, si no tenemos amor, no tenemos nada”. Finalmente, no te pierdas lo que las conferencias Metodistas Libres en el Pacífico Noroeste y Midwest están haciendo para demostrar ese amor al relacionarse con inmigrantes y refugiados en sus comunidades.

Jeff Finley ha servido como editor de la Revista Luz y Vida desde 2011. Anteriormente trabajó como reportero y editor para Sun-Times Media. Actualmente es un líder juvenil voluntario en la Iglesia Metodista Libre Juan Wesley.

 

Written By
More from Jeff Finley

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *