Adornen los Salones y Hagan Discípulos

Hand of an elderly holding hand of younger
Hand of an elderly holding hand of younger

Yo soy Metodista Libre, pero mi ascendencia paterna viene de una larga línea de Presbiterianos Reformados en cuyas iglesias se tiene por tradición evitar las celebraciones navideñas porque la Biblia no menciona que la iglesia primitiva conmemorara esa fiesta. Mis abuelos paternos tenían un árbol navideño en casa, pero su iglesia no tenía un árbol decorado, un nacimiento, velas de adviento, o servicio navideño. Cuando los comentaristas de radio y televisión advierten de una “guerra contra la Navidad”, pienso en estos parientes devotos y me pregunto dónde encajan en la discusión.

Si tú crees que mis antepasados eran parte de una secta, considera un grupo más famoso de cristianos  – los Peregrinos – quienes prohibieron la Navidad y otras celebraciones. (Como el comentario que escuché hace poco del pastor Jason Roberts en la Iglesia Comunitaria Cornerstone en San Petersburgo, Florida, irónicamente, nosotros honramos a los Peregrinos anti-fiestas cada año durante la celebración del Día de Gracias).

No te preocupes. No tienes que enviarme una copia del DVD de la película de Kirk Cameron: “Salvando la Navidad”. Yo me apego a mis antepasados Metodistas por parte de mi madre, quienes entendían que Navidad, Semana Santa y otras celebraciones en el calendario de la iglesia nos ayudan a conectarnos con diferentes eventos bíblicos. Yo amo la temporada navideña, con sus adornos sagrados y ´ridículos´ por igual.

Cuando celebramos la llegada de Jesús a la Tierra como un bebé, no debemos olvidar estas palabras de Jesús cerca del final de Su tiempo caminando por el mundo como hombre: “Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo”. (Mateo 28:19,20).

Tanto este pasaje como una celebración apropiada de la Navidad incluyen un enfoque a Dios con nosotros. Tenemos las buenas nuevas de Jesucristo, y debemos hablarles a otros de Él y luego ayudarles a crecer en su conocimiento y fe. En esta edición, el pastor Adam Stuck nos ayuda a entender la confusa realidad de Cristo siendo Dios y humano a la vez, y Stuck también revela el increíble cambio en la vida de un hombre después que el hombre se convierte en un discípulo de Emanuel.

¿Cómo deberías ir a hacer discípulos? Continúa leyendo mientras el obispo David Kendall busca consejos de discipulado directamente de Jesús.

¿Desde qué rango de edad deberíamos hacer discípulos? He escuchado a personas decir que debemos enfocarnos en los niños. Otros dicen que debemos dirigir nuestros esfuerzos para alcanzar y enseñar adultos jóvenes. Algunos dicen que deberíamos hacer discípulos de gente mayor en la última etapa de sus vidas. Mi opinión: todas las anteriores. Hagamos discípulos de todas las naciones y edades.

Como escribe la pastora Heather Baker Utley, vivimos en un tiempo de creciente segregación por edades. Utley revela la visión contracultural de la Biblia de generaciones enriqueciéndose unas a otras dentro del cuerpo de Cristo. Parafraseando la “Canción de Navidad (Castañas Asándose al Fuego)”, la iglesia debería ser un lugar para “niños de 1 a 92 años” y más allá en una y en otra dirección.

Jeff Finley ha servido como editor en jefe de Luz y Vida desde 2011. Antes trabajó como reportero y editor para Sun-Times Media. Él cree que las luces de Navidad deberían estar puestas y encendidas durante todo el invierno.

Written By
More from Jeff Finley

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *