Un Movimiento de Esperanza

aug_world

“Hacer justicia y juicio es a Jehová más agradable que sacrificio.” (Proverbios 21:3, RVR1960).
En la Tailandia rural, 20 niños tribales ya no son más vulnerables al tráfico de humanos debido a la pobreza extrema. Ahora que residen en el Albergue Lahu del Ministerio Internacional de Cuidado Infantil, tienen acceso a la educación mientras reciben alimento, vestido y cuidado cristiano.

En Seattle, docenas de niñas en situación de riesgo en cuidado de adopción ahora se conectan con compañeras, recursos y mentores que las apoyan en su peregrinar. Con el 70 por ciento de la juventud explotada sexualmente de manera comercial habiendo estado en adopción en algún punto, estas chicas están mejor equipadas, apoyadas y preparadas para seguir futuros prometedores.

Al otro lado de la nación, hay un hogar en Illinois donde mujeres que han sobrevivido al tráfico de humanos pueden sanar y florecer. Estas mujeres, alguna vez forzadas y obligadas a practicar actos denigrantes, ahora buscan una relación con el Señor, aprendiendo cómo formar relaciones de confianza, estudiando para obtener educación media superior y superior e incluso asegurando empleos dignos.

Y para el final de este año, unas 10 niñas Roma en Bulgaria podrán mudarse a una casa de prevención que los misioneros Metodistas Libres Chance y Dee Dee Galloway pudieron adquirir el verano pasado. De otra manera, todas estas jóvenes estarían en riesgo de ser explotadas debido a circunstancias de vida difíciles incluyendo pobreza y descuido.

¿Cómo prosperó cada uno de estos poderosos proyectos? Todos ellos cuentan con un elemento común: Fueron lanzados o apoyados a través del Domingo de la Libertad.

Más Que un Día

El Domingo de la Libertad es más que un evento. Es más que un día. Es un movimiento de esperanza.

El Domingo de la Libertad, reconocemos la tragedia del tráfico de humanos dentro del contexto apropiado de la adoración. Nos lamentamos y nos arrepentimos. Nos enfocamos en el creador y campeón de liberación, Jesús. El Espíritu nos guía a respuestas de esperanza. Cantamos y celebramos. No hay espacio para la desesperación. La adoración nos forma y nos informa y es un catalizador para el gozo, la esperanza y la acción.
Un aspecto significativo del Domingo de Libertad es cómo la generosidad de los Metodistas Libres está trayendo esperanza y sanidad a lugares quebrantados alrededor de todo el mundo. Durante los pasados ocho años, las ofrendas del Domingo de Libertad han recaudado más de US$800,000 para más de 17 proyectos de libertad, incluyendo el Albergue Lahu en Tailandia, el ministerio de adopción en Seattle, Gloria de Edén en Illinois y el Hogar San Juan para Niñas Roma en Bulgaria. Adicionalmente, la práctica anual ha ayudado a catalizar equipos de Movimiento Liberación y otros efectos colaterales en comunidades alrededor del globo.
Este año, los participantes en el Domingo de Libertad tienen la oportunidad de construir comunidades resistentes en tres poderosas maneras.

Proyecto 1: Levantar Líderes Kenianos

En Kenia, se estima que el 39 por ciento de las mujeres y niñas mayores de 15 experimentarán violencia física o sexual por parte de una pareja íntima en algún punto de sus vidas. Y el 26 por ciento de mujeres en Kenia han experimentado violencia doméstica en el pasado año. Para empeorar las cosas, esta violencia puede dejar a las mujeres vulnerables al tráfico de humanos y otras formas de abuso.

¿Cómo respondemos a problema tan crónico? No hay solución rápida o simple – pero ciertamente hay esperanza.

Ashley Carroll – una misionera y líder dinámica en desarrollo de Gerry, Nueva York – está llevando el modelo comunitario y anti-tráfico del Movimiento de Liberación a Kenia.

Reconociendo que las relaciones rotas son una parte significativa el profundo problema subyacente, Carroll hará equipo con líderes nacionales, Misiones Mundiales Metodistas Libres y el Movimiento de Liberación para desarrollar mujeres líderes.

Al promover un ambiente de formación y cuidados espirituales, Carroll discipulará e instruirá jovencitas para que se conviertan en modelos para niñas y otras mujeres. También las entrenará para ser defensoras comunitarias equipadas para identificar y responder a la violencia de género y tráfico de humanos en sus propias comunidades. Juntas, con las iglesias y otras organizaciones en Kenia, estas trabajadoras apasionadas de la libertad se centrarán en Jesús y recibirán poder del Espíritu Santo para ayudar a transformar comunidades, sistemas y la cultura.

Estar equipadas para construir comunidades sanas, resistentes, con tolerancia cero al abuso y la explotación, estas jovencitas beneficiarán a las futuras generaciones como modelos y líderes.

Proyecto 2: La Beca Paula Guazon de la Libertad

En muchas naciones de escasos recursos, hay una necesidad crítica de trabajadores de servicios sociales – especialmente aquellos con capacidad de encarar el tráfico de humanos. Sin estos profesionales, el ciclo de abuso y explotación continúa separando familias y comunidades, creando un problema generacional.

Existen numerosas barreras que impiden a algunas personas en naciones en desarrollo recibir la educación necesaria a fin de acreditarse en el trabajo de servicios sociales. En países de Europa Oriental como Bulgaria, el prejuicio racial hacia las Roma usualmente constituye un obstáculo para el avance educativo. En India, a las personas que pertenecen a castas inferiores se les impide oportunidades educativas – incluso a nivel básico – y pueden terminar en el trabajo infantil, trabajando por poca o ninguna paga en condiciones potencialmente peligrosas.

La pobreza es otro factor. En Filipinas, 21.6 por ciento de la población vive en pobreza, haciendo que la idea de asistir a la universidad y obtener un buen trabajo sea una hazaña casi imposible de lograr. A la luz del genocidio de los Jameres Rojos, que persiguieron y asesinaron a cualquiera que tuviera educación, el sistema de educación primaria y secundaria de Camboya tiende a tener una calidad baja. La pobreza extrema también impide a los niños terminar incluso la secundaria, especialmente para padres que no pueden cubrir las cuotas escolares y necesitan que los niños ayuden con las tareas, el trabajo o generando ingresos.

Pero buscamos detener el ciclo de abuso mientras encaramos las barreras a la educación.
En honor a la misionera Metodista Libre Paula Guazon, nos asociamos con Ministerios Infantiles Internacionales y líderes nacionales en India, Camboya, Filipinas, Haití y Bulgaria para apoyar a jóvenes líderes en formación en estos lugares quienes, de otra forma, son impedidos de tener una educación superior debido a la pobreza. La Beca Paula Guazon de la Libertad remueve esas barreras financiando educación media superior para estudiantes en estos países de bajos recursos quienes buscan carreras orientadas a la justicia.

Esta es más que una oportunidad para ayudar a jóvenes líderes y sus familias a seguir futuros más brillantes. Los efectos colaterales de esta beca alcanzarán comunidades enteras. Estos aspirantes a trabajadores sociales se convertirán en una presencia transformadora en la sociedad al estar equipados para encarar las vulnerabilidades que pueden dar lugar a la explotación, como la pobreza, el racismo, la migración, la injusticia legal, el abuso y más.

Proyecto 3: ICCM en Camboya

Camboya ha sido conocido por mucho tiempo como un punto de tráfico de humanos. De acuerdo con el Índice Global de Esclavitud, un 41 por ciento de la población de Camboya es vulnerable al tráfico de humanos. La explotación sexual, así como el trabajo, matrimonio y mendicidad forzados son prevalentes. La próspera industria del turismo sexual de Camboya se aprovecha especialmente de los niños en situación de calle.

Pero los Ministerios Infantiles Internacionales (ICCM por sus siglas en inglés), está trabajando en primer lugar para prevenir que esto suceda.

En colaboración con la iglesia nacional, el Movimiento de Liberación y otras agencias, ICCM busca reducir la vulnerabilidad al tráfico de humanos entre niños patrocinados por ICCM en Camboya. La estrategia primaria será incorporar conciencia y educación anti-tráfico a programas existentes, usando un proceso comunitario. Este programa alcanzará miles de niños, padres, pastores y miembros de las iglesias.

Una respuesta llena de esperanza

Como escribe Bethany Hoang, “La búsqueda de la justicia no empieza a las puertas de un burdel. La búsqueda de la justicia empieza con la búsqueda del Dios de la justicia” (fmchr.ch/bhoang).

Sabemos que el tráfico de humanos y sus problemas colaterales están creando una crisis global. Nuestros corazones están quebrantados por los 40 millones de personas esclavizadas hoy en nuestro mundo (fmchr.ch/iloslavery). Estas no son personas a quienes se les paga un salario bajo y van a casa al final del día. Estas son personas que están atrapadas en medio de la violencia, amenazadas y sometidas a abuso de formas horribles.

Nuestro mundo puede estar quebrantado, pero no estamos impotentes. Esa es nuestra declaración del Domingo de la Libertad.

Al reunirnos en la dirección de la libertad, declaramos juntos que todos los humanos fueron creados a imagen de Dios y no fueron hechos para ser usados y abusados para el propósito o beneficio de otros.

Al adorar en la dirección de la libertad, reconocemos que Dios es quien está en control de todas las cosas. Lamentamos y confesamos mientras buscamos el perdón de Dios, pero también buscamos la bendición de Dios. Al cantar, invitamos al Espíritu Santo a traer esperanza y poder. Al orar, ponemos a Jesús en el centro y nos unimos a la misión de Jesús de proclamar buenas nuevas a los pobres, poner en libertad a los cautivos, proclamar el año favorable del Señor (Lucas 4:18-19). La adoración es increíblemente poderosa y es el combustible para buscar la justicia.

Al ofrendar en la dirección de la libertad el Domingo de la Libertad, los Metodistas Libres tienen la oportunidad de ser parte de un movimiento que no solo está reteniendo la ola del tráfico humano, sino que está trabajando para transformar el sistema entero. Esto es más que un movimiento para buscar la justicia – se trata de perseguir shalom. A la par de programas efectivos y sustentables en educación, prevención, defensa, rescate y restauración, los tres proyectos del Domingo de la Libertad están trayendo sanidad a relaciones quebrantadas, cambiando los valores dañinos que prolongan el abuso, restaurando comunidades fragmentadas y recreando sistemas injustos.

Pero Dios es el único que puede traer sanidad a los quebrantados. Jesús vino a liberar a todas las personas física, emocional, mental y espiritualmente, y Él ofrece tanto perdón como sanidad. Este es el evangelio. La iglesia, con Jesús en el centro, guiada por el Espíritu, ayuda a otros a encontrar libertad. No es solo emancipación (libertad de algo) sino liberación: la expresión completa que inicia con libertad y se mueve a la ciudadanía y florecimiento humanos.

Para hacer esto, necesitamos apoyarnos en la comunidad. Necesitamos ser un pueblo de esperanza unido. Este Domingo de la Libertad, ¿Te unirás a nosotros y a miles de otros alrededor del mundo para ser parte de la solución?

Kevin Austin, D.Min., es el director del Movimiento de Liberación y un misionero Metodista Libre que trabaja para acabar con la esclavitud moderna. Katie Bergman es la directora de operaciones y comunicaciones para el Movimiento de Liberazión y la autora de “Cuando la Justicia Simplemente Es” (whenjusticejustis.com). Austin y Bergman son los autores de “Shalom Urbano: Restaurando la Esperanza y la Justicia en las Comunidades Afectadas por la Esclavitud Moderna” (fmchr.ch/ushalom).

More from Kevin Austin y Katie Bergman

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *