Restableciendo Relaciones

sept_action

¿Alguna vez has pensado acerca de lo bien que nutres y cultivas el amor en tus relaciones? Lo confieso, no había pensado mucho en eso y asumí que estaba bastante bien en el tema. Hace unos pocos años una conversación inesperada con una antigua amiga me abrió los ojos y transformó mi vida. Como una de mis más antiguas e íntimas amistades, ella sabía todo acerca de mí. Y, como otras, había sido muy íntima, la interrumpí después de un conflicto en el tiempo cuando mi vida se estaba desmoronando. Por la gracia de Dios y por el amor y compasión del corazón de ella, reconciliamos nuestra relación una década después de la caída. Ella me ayudó a ver el daño causado ─ no sólo a su familia, sino a mí misma. Fue una lección dolorosa y por la que le estaré eternamente agradecida.

Cuando las cosas se ponen difíciles en las relaciones, todos reaccionamos de manera diferente, Quizá algunos puedan volverse hacia el conflicto, mientras otros pueden evitarlo retirándose o incluso alejándose completamente de la situación. Estas estrategias tienden a ayudarnos a hacerles frente protegiéndonos e intentando ganar una sensación de control.

Amor y Temor

Luego de tomar conciencia de mi conducta, yo tenía qué entender por qué necesitaba tomar una acción tan drástica. Me di cuenta de que cada vez que me alejaba de alguien, estaba convencida de que estaba en lo correcto y en lo justo, ambos. También sentí como si algo se disparara en mi interior secuestrando mi buen sentido, y lo cambió por temor. Una vez que fue disparado, fue difícil para mí pensar lógicamente. En mi caso, tenía un temor grande y profundo de ser abandonada después de haber sido entregada en adopción. Fue una fuerza poderosa en mi vida.

Durante mi reflexión, me llené de tristeza, pena y vergüenza por haber permitido que el temor dictara mis acciones con aquellos a los que amaba. Oré. Pedí guía y perdón. Me pregunté qué me diría Jesús. Después de todo, Jesús tenía mucho que decir sobre el tema del amor y del temor. Como nos lo recuerda 1 Juan 4:17-18, “En el amor no hay temor, sino que el amor perfecto echa fuera el temor”.

En el momento en que nos encontramos en temor, perdemos conexión con el amor. ¿Has tratado de abrirte a otro cuando te sientes temeroso? No es fácil; ¿O sí?

Algunas veces pasar del amor al temor puede suceder en un instante. En otras ocasiones se puede desarrollar más sutil y gradualmente al paso del tiempo. A veces podemos no estar conscientes de que el temor estaba involucrado en una situación o relación, puede no notarse hasta que nos encontramos preguntándonos qué le pasó al amor en nuestras relaciones. Sin darnos cuenta, el temor puede tomar el control. Al llegar a estar conscientes de cuándoy cómo el temorbrota en nosotros, creamos nuevas oportunidades y decisiones que pueden transformar nuestras relaciones.

¿Cómo encontramos el camino de regreso al amor si estamos inmersos en el temor?

Jesús sugiere que seamos “bondadosos y compasivos unos con otros, y perdónense mutuamente, así como Dios los perdonó a ustedes en Cristo” (Efesios 4:32). Para hacerlo, tenemos que empezar por humillarnos a nosotros mismos. Reconocemos nuestra humanidad e imperfección. Perdonamos. Guiamos. En lugar de esperar confiados en otros, dirigimos con compasión y perdón. Asumimos la responsabilidad cuando es posible que no hayamos estado escuchando. Reconocemos cuando hay posibilidad de haber hecho suposiciones o juicios. Y decimos las palabras con más magia: “Estaba equivocado. Lo siento. Por favor perdóname.”

Asumiendo la Responsabilidad

Asumir la responsabilidad por nuestras acciones y nuestra humanidad es una instancia poderosa. La he visto hacer milagros en relaciones en peligro. Conozco el poder de esta instancia personalmente al ser la que me ha permitido reconciliar las relaciones rotas que hecreadoal paso de los años.

Si estamos buscando restablecer relaciones, tenemos que estar dispuestos a rendir el estar en lo correcto a cambio de escuchar y permitir al otro ser plenamente escuchado sin ser enjuiciado. Como lo afirma Colosenses 3:13, que “se toleren unos a otros y se perdonen si alguno tiene queja contra otro. Así como el Señor los perdonó, perdonen también ustedes”.

Esta intencional forma de vida que Jesús nos demostró cultivará el amor y la conexión que nuestros corazones realmente desean.

Una Palabra de Precaución

Por favor date cuenta de que algunas relaciones no deben ser reconciliadas porque conllevan abuso verbal, emocional o físico, el cual Dios condena (Salmos 11:5, Proverbios 12:18, Colosenses 3:19). De acuerdo a Proverbiós 27:12, “El prudente ve el peligro y lo evita.”

Martha Picinich se graduó de la Universidad Pacífico de Seattle con el grado de maestría en Psicología Industrial-organizacional. Es instructora certificada en conciencia y meditación. Su compañía (findyourpath.xyz) provee entrenamiento individualizado, holístico de persona a persona, y desarrollo de liderazgo para clientes en todo Estados Unidos.

More from Martha Picinich

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *