Una Palabra de Desafío

Screen Shot 2018-12-18 at 8.45.15 AM

Todas las historias tienen un principio. El principio de nuestro camino comenzó con una palabra, pero no una simple palabra, la palabra que lo inició todo. De acuerdo al Génesis. Dios habló (comunicó) y fue hecho. Dios creó los cielos, la tierra, la luz, las aguas, la vegetación, criaturas vivientes y luego la humanidad (a su semejanza). Con una palabra, Dios lo dio todo, y lo sometió a la humanidad para que lo gobernara lo sometiera. Infortunadamente, con una palabra, la humanidad lo puso todo en peligro. Si tú lees toda la historia, descubrirás la verdad redentora acerca de las Buenas Nuevas (buena palabra), esa comunión (com-unión) y comunicación se restablecen con Dios.

Escribo este artículo a las 2.57 a. m. Tiempo del Este, a 40,000 pies (unos 13,3 km.) en el aire, viajando a más de 600 millas (900 km.) por hora y con otras 500 personas en este avión. Mientras voy sentado en la hilera derecha, recargado en la ventanilla, puedo escuchar el leve zumbido del avión y sintiendo el aire fresco que circula por la cabina. Mis ojos miran hacia abajo, pero en medio de mi somnolencia puedo ver un leve brillo de algunas pantallas que exhiben diversos tipos de películas en beneficio de los pasajeros con insomnio. Hace unos momentos, decidí invitar a Dios a hablarme en medio de todo esto que sucede a mi alrededor, viajando a través de las zonas del tiempo, y rodeado por cientos de otras personas en la proximidad cercana. Esta es una práctica espiritual. Se le llama “escuchar” espiritualmente. Cuando nosotros escuchamos, el que habla puede comunicar sus deseos, esperanzas, sueños, instrucciones, órdenes y demás. Esta noche escuché al Hacedor, escuché su fuerte voz, clara e intencional.

A menudo se me hacen algunas preguntas: ”¿Cómo puedo escuchar a Dios?” “¿Cómo sé que esto viene de Dios?”

Estas preguntas parecen complejas y difíciles de discernir, pero le hecho mismo es que mientras más comunicas con Dios, se hace más fácil. La comunicación con Dios es como un músculo que se ejercita Mientras más lo haces, más fuerte se vuelve. Mientras más escuchas de Él, es más fácil discernir Su voz. Mientras más escuchas a Dios, es más fácil identificar lo que se te está comunicando. Una manera de escuchar a Dios es leyendo lo que Él ha dicho en el pasado.

Aquí es donde la Palabra de Dios entra en escena. La Biblia es la expresión más tangible de las palabras de Dios para nosotros. Sus palabras tienen poder. Las palabras de Dios hicieron la creación a partir del caos, del desorden y del vacío — Sus palabras crearon integridad, complejidad e inteligencia. Por esta misma razón, debemos ser intencionales sobre aprender, escuchar y reconocer Su palabra en nuestras vidas.

Este Nuevo año me gustaría expedir un importante reto para los lectores de Luz y Vida. Aprendan y conozcan la Palabra de Dios viva. Por un año entero estaremos buceando profundamente en los varios temas que se encuentran en la Biblia y el impacto que ellos tienen en nuestras vidas cotidianas. Vamos a descubrir nuevos conceptos y palabras para ayudar a discernir el contexto de las Escrituras, incluyendo el tiempo y la audiencia. Con esta edición sobre la “lectura pública de las Escrituras” recibiremos el año de 2019. Encontraremos artículos describiendo la importancia de la canonización, maneras populares de involucrarnos con Dios, y la explicación del libro más importante (y más leído) en la historia. ¡Será un gran año!

Como recordatorio, hemos diseñado intencionalmente la revista Luz y Vida a fin de que sea un recurso para el discipulado. Nos hemos asociado con el Proyecto de la Biblia y muchos autores para producir artículos únicos y desafiantes. Adicionalmente, con cada edición, tendremos la compañía de Iluminar (fmcusa.org/luzyvida/iluminar), un estudio para la reflexión independiente y discusión de grupo. Estamos emocionados de caminar por este sendero de leer la Biblia juntos y descubrir la Escritura de una manera nueva, cada día. Dios es el autor original, y nosotros somos llamados a ser la luz y la vida en este mundo, hasta el fin de la historia. ¡No puedo esperar a ver qué cosas nuevas Dios nos enseñará este año! Espero que aprovechemos para compartir Su Palabra con otros a fin de guiar a nuevos creyentes y estimularemos a los creyentes de toda la vida a aprender más.

Jay Córdova es un presbítero ordenado que sirve como el productor de Luz y Vida y el director de Comunicaciones para la Iglesia Metodista Libre – USA. Anteriormente trabajó como un emprendedor de nuevos negocios y asesor de pequeñas empresas.

Written By
More from Jay Córdova

Libertad de Pecado

El pecado siempre es dañino. Es un contaminante por naturaleza y sus...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *