Una Cena Celestial / Terrenal

perspective2

“Dios, en el principio, creó los cielos y la tierra”, Mientras que es verdad que Génesis 1:1 es un registro de la actividad de Dios en el pasado, también señala a Su agenda para el futuro.

La maravilla explosiva de la historia de la creación puede pasar desapercibida si concluimos que Dios creo los “Cielos” como Su hogar, y la “tierra” como el nuestro. Si asumimos esos arreglos de vida por separado, ignoramos el daño hecho por el pecado y la bendición de la restauración por medio de la gracia. Hay un sabor profundamente relacional en las palabras: “Hagamos al ser humano a nuestra imagen” (Génesis 1:26). Dios y la humanidad originalmente tenían la misma dirección: loscielosylatierra.

Lo Más Costoso

En Génesis 3 se prepara la mesa más infame para el precio más alto jamás pagado por una golosina. Sentados a la mesa se encuentran: Eva, su torpemente callado esposo Adán, y la serpiente. En el primer debate teológico del que se tenga registro, Eva y la serpiente discutieron sobre los límites dietéticos claramente articulados por Dios.

La serpiente abrió con un resbaloso: “¿Con que Dios ha dicho…?” Al recibir la respuesta afirmativa de Eva, ella siguió diciendo: “No es cierto, no van a morir” (3:1-4).

El primero y más corto debate teológico terminó mientras Eva saboreaba el jugo de la comida más costosa que corría por su barbilla y entregándole la fruta a Adán. Con un simple y desobediente sorbo loscielosylatierra se separaron para convertirse en los cielos y la tierra. El jardín—el primer hogar de la humanidad y el primer templo de Dios quedaron inhabitados. El precio de la comida fue alto; la bendición se trocó en maldición, la intimidad se convirtió en separación.

En el orden creado se rompió su diseño original. Las advertencias no eran para ser ignoradas (Génesis 2.16:17). La comida no se hizo para usurpar la autoridad de Dios (3:6).

Los corazones no fueron dados para llevar la vergüenza (3:7). Los seres humanos no fueron hechos para ocultarse de su creador, y los arbustos no eran para esconderse bajo ellos (3:8). Las cuerdas bucales no fueron hechas para expresar culpas (3:12-13). Los animales no fueron hechos para que sus pieles nos cubrieran (3:21). El jardín / templo no fue hecho para servirnos de él (3:24). Los cielos y la tierra no fueron diseñados para estar separados. Todo cambió, excepto Dios. Su plan era ahora la reapertura de loscielosylatierra.

La más Poderosa

La gloria de Dios ya no podía ser experimentada por la intimidad en un jardín. Dios amaba, y deseaba la compañía, de aquellos creados a Su imagen, pero habían sido dañados por la rebeldía. Él siguió reuniéndose con Su pueblo vía un tabernáculo en el desierto y luego en un templo sobre una montaña. El pecado era temporalmente cubierto por un sacrificio. Pero Dios anhelaba de nuevo los aromas y sabores de una intimidad como la del jardín.

Su plan era enviar a otro Adán, este sería Su Hijo. En las palabras de Leonard Sweet y Frank Viola: “¿La misión del Segundo Adán?” Mostrarnos cómo ser la clase de seres humanos para lo que Dios nos creó. Y llevarnos de nuevo a una relación de Dios como la del jardín (fmchr.ch/lsfv).

Dios organizó otra fiesta que cubriría el costo de la comida más poderosa que se haya dado jamás. Tendría los aromas de la gracia y los sabores de la nueva vida. Con los profundos resultados de las mentiras de la serpiente sedienta de almas. Esta sería la comida más poderosa jamás servida.

La cena se registra en Mateo 26, Marcos 14 y Lucas 22. Durante la celebración de la Pascua, Jesús se reunió con Sus discípulos. Ellos recordaban la liberación de los hebreos de manos de los egipcios, y sin darse cuenta del todo, simultáneamente celebraban la reunión parcial del cielo y la tierra.

Algo misterioso tuvo lugar cuando Jesús explicó que el pan era Su cuerpo y el vino era Su sangre. La cena se convirtió en un retrato pictórico del final, un sacrificio sin arruga que reabrió la intimidad del jardín. Del mismo modo que todos fueron impactados por la comida más costosa jamás servida, ahora con la comida más poderosa jamás servida, todos están invitados.

El misterio crece porque como resultado de lo que esa cena representaba, el nuevo jardín / templo no se integra con árboles, telas o roca. Dios lo diseñó para que Su presencia pudiera abrirse camino a las escuelas, fábricas, hospitales, tiendas de abarrotes, hogares e iglesias. La cena más poderosa jamás servida es lo suficientemente fuerte para limpiar un espíritu humano y convertirlo en una morada para el Espíritu de Dios (1 Corintios 6:19).

La cena más asombrosa jamás servida tendrá que llevarse a cabo en el lugar más asombroso. Habrá un NUEVOcieloyunaNUEVAtierra en donde el Creador y criaturas comparten totalmente comparten de nuevo la misma dirección. Podemos sentir la expectación en las palabras de Pedro: “Pero, según su promesa, esperamos un cielo nuevo y una nueva tierra…” (2 Pedro 3:13).

Cuando la cena más asombrosa jamás servida sea consumida como resultado de la cena más poderosa jamás servida, nos olvidaremos de (borraremos) la cena más costosa jamás servida.

Timothy Mackie y Jonathan Collins, del Proyecto Biblico, resumen: “La historia de la Biblia es la historia del cielo sobre la tierra siendo rasgada para ser el cielo y la tierra, seguidos por la gloriosa misión de Dios para reunir estas dos esferas de nuevo” (fmchr.ch/bporkbook).

Apocalipsis 21:1 (“Después vi ´un cielo nuevo y una nueva tierra´, porque el primer cielo y la primera tierra habían dejado de existir…”) Es la misión de Dios en Génesis 1:1, terminada.

Son las buenas nuevas que estamos invitados a experimentar. Empoderados para albergarlas, y mandados para proclamar.

David Kessler es esposo, padre y abuelo sirviendo como pastor principal de la Iglesia Metodista Libre de McPherson, en McPherson, Kansas. Tiene un doctorado en Ministerio del Seminario Portland, y le emocionan los nuevos días que vienen para el pueblo de Dios.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

More from David Kessler

Libertad de Pecado

El pecado siempre es dañino. Es un contaminante por naturaleza y sus...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *