Una Perspectiva Bíblica Sobre Raza y Etnicidad

CURTIS

En la Conferencia General de 2019, encabezaré un grupo explorador de las implicaciones de raza y etnicidad. Tendremos un diálogo honesto y abierto y escucharemos tanto a grupos mayoritarios como minoritarios. Lo que consigamos nos dará un entendimiento mejor de las dinámicas que conforman la condición humana, así, nosotros como cristianos podemos adorar, testificar y caminar delante de Dios
de una manera más efectiva.

La Biblia nos informa que los humanos originales comenzaron como iguales en clase y de la misma esencia (Génesis 1:27-28, 2:18, 21-23; 5:2; Malaquías 2:15; Mateo 19:4; Marcos 10:6). Si el método usado en la creación—de agrobiología y zoología en las que las especies se reproducen de acuerdo a su propia
clase específica—tiene alguna indicación de la metodología de Dios, luego los humanos de la misma manera serán capaces únicamente de producir descendencia de acuerdo a su clase en particular (Génesis 1:11).

¿Dice la Biblia que la condición de la post caída haya cambiado sustancialmente con respecto a la condición de la pre-caída? No existe evidencia de que la apariencia física de Adán haya cambiado de manera significativa (Génesis 5:1-3), a pesar de los cambios espirituales y relacionales y la pérdida de acceso al Árbol de la Vida. De hecho, la reiteración de la creación humana— aparejada con la historia de su procreación—parece indicar que el propósito inicial de Dios, aunque sesgado, aún tenía fuerza. Adán transmitió la imagen de Dios a su progenie.

En la historia de Noé, encontramos un pericopio (una corta porción de la Escritura) que muchos europeos han utilizado para justificar la esclavitud de las personas de piel más oscura. La historia inicia cuando Dios se cansa con la maldad constante de la humanidad. Culmina en la única referencia bíblica que pudiera
arrojar algo de luz a un cambio de la fisiología humana, llevada a cabo por medios ilegales. Los hijos de Dios tuvieron relaciones con las hijas de los hombres (Génesis 6:4). Termina cuando se retiran las aguas del diluvio, y la familia de Noé recibe un nuevo cambio de dominio sobre el orden creado (Génesis 9:1-3).

La Biblia luego nos dice que Noé se embriagó y fue descubierto por su hijo Cam, quien vio su desnudez e hizo enojar a su padre. Así, Noé le deseó una maldición a Canaan, el hijo de Cam, digo que le deseó una maldición porque en nuestro concepto del precedente bíblico no nos permite ninguna otra lectura (a menos
que creamos que nuestra interacción con Dios tiene el control de la deidad).

La estructura del texto hebreo indica que esta era una declaración precativa (un deseo), en lugar de una declaración, que les daría a los humanos un poder como el de Dios. Además, los cananeos—objeto de esta diatriba de embriaguez—no pertenecían a la región geográfica de donde se exportaban los esclavos africanos. Ellos eran asociados con Cus, más bien que con Canaan.

Jesús era descendiente de Rahab, la ramera cananea, indicando que Dios tiene que ver con la obediencia, no con condiciones sanguinarias (Mateo 1:5-6). Incluso, aunque Jesús nació de María sin ninguna asociación con cuestiones genéticas, su estructura genética no era diferente a la nuestra, ni su eficacia como sacrificio substituto por el pecado de la humanidad sería nulo y sin valor (Hebreos 2:14).

La Escritura es clara, juzgarnos unos a otros por nuestra condición social, género o raza es antibíblico (Gálatas 3:26-29), Necesitamos crecer y amar a nuestros semejantes a pesar de nuestras diferencias (Mateo 5:43-48).

Curtis B. Fleming es el pastor principal de la Confraternidad de la Comunidad Bay, e Iglesia Comunitaria Woodland; supervisor de la Plantación de la Iglesia Confraternidad Mandarín; miembro de la Comisión Supervisora de Seguridad y Servicios; y líder del grupo de enfoque de la Conferencia General de 2019 (gc19.org) encargado del tema perspectiva bíblica sobre raza y etnicidad.

More from Curtis B. Flemming

Libertad de Pecado

El pecado siempre es dañino. Es un contaminante por naturaleza y sus...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *